10 abr. 2012

Didier Faustino

“El valor de un proyecto es independiente de su concreción física, apenas cuenta con su capacidad de cuestionar nuestro mundo… Y, además, ¿para qué sirve la concreción de un proyecto?, Yo creo en lo que dice Samuel Fuller: “Sólo la ficción puede cambiar el mundo””.
“Hoy el arte se convirtió en el laboratorio del mundo”

Proyecto del artista para la realización de la instalación en la 27ª Bienal de San Pablo.
Sobre la obra “Las raíces del mal”
Didier Faustino afirmó que su obra “Las raíces del mal” es un “islote de reunión”. Diferente de un poste común, que tiene una base mínima, la instalación de 9 metros de altura tiene una base extendida de aproximadamente 8 metros de diámetro, área aproximada de propagación de la luz de un poste.
Usualmente, un poste de luz busca ocupar un mínimo de territorio e iluminar el mayor espacio posible. Cuanta más luz mayor área vigilada.
El procedimiento del artista invierte esta proporción, ya que en “Las raíces del mal” él utiliza una lámpara de baja intensidad y crea una base expandida alrededor del poste.
El objetivo del artista es estructurar el espacio público, creando un área donde puedan circular las personas.  Las corrientes de anclas tentaculares forman una especie de cúpula Virtual, generando un lugar para pequeñas reuniones.
En el proyecto del artista visualizamos algunas tiras en las que el público se puede hamacar. Símbolo de seguridad y control al mismo tiempo, se trata de una referencia a los cuerpos que eran colgados de postes durante la revolución francesa para reforzar en el imaginario colectivo, el poder del orden dominante.
De esta forma, el trabajo provoca reflexiones sobre la forma en que el espacio social es controlado por el poder vigente.
Sobre la producción de Didier Faustino.

Lenguajes: instalación, arquitectura, performance, diseño, video y net art.

Los proyectos de Didier Faustino investigan el lugar del cuerpo en la arquitectura, propiciando entre el público experiencias físicas y corporales establecidas en las penetraciones mutuas entre arquitectura y arte, con una fuerte influencia de los nuevos medios.

La música pop constituye una importante referencia en su producción prestándole títulos a sus trabajos, como Love me tender (Elvis Presley), Sympathy for the devil (Rollig Stones) y el premiado Stairway to heaven (Led Zéppelin).



Stairwair to heaven, obra de arte pública. Foto del artista.

Didier Faustino considera que Stirway to heaven –instalado en Castelo Branco, Portugal, en 2003- es “un espacio colectivo de utilización individual”. Al entrar en la obra, el visitante es invitado a experimentar individualmente  -aunque por algunos instantes- el espacio público creado a cielo abierto. Se trata de una construcción en cemento y acero, con una escalera que da acceso a una especie de jaula transparente donde hay insertado un aro de básquetbol. La obra le permite a la persona compartir su soledad mirando desde el cielo a los demás, al mismo tiempo en que admira el paisaje y el horizonte.
Sobre el artista.
Nace en París, Francia, 1968.
Vive y trabaja en Lisboa, Portugal y París, Francia.

Didier Faustino es licenciado por la Escuela de París- Villemin y vive entre  Lisboa y París desde 1996. Su constante interés en producir proyectos que discuten las relaciones entre el espacio privado y público lo conduce a una actuación multidisciplinaria entre los campos de la arquitectura, del arte y de la crítica de arte.

Es fundador de Laboratoire d´Architectures Performances et Sabotages; co-fundador del Atelier Pluridisciplinar “Fauteuil Vert” y de la revista Numeromagazine.
En 2001, con Pazcal Mazoyer, fundó el Bureau Mésarchitectures. El atelier fue premiado en los Albuns da la Jeune Architecture 2002 y ganó reputación internacional después de haber acabado el Auditorio móvil para la Expo´02 en Suecia.

Fuentes: 1) 27º Bienal de Sao Paulo “Como viver junto” Material educativo. Camara Brasileira do Livro, SP, Brasil.
2) Catálogo 27ª Bienal de Sao Paulo, Camara Brasileira do Livro, SP, Brasil.

Traducción, recopilación y armado: Yamandú Cuevas.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario